Empresa familiar con más de 30 años de tradición en el cultivo de la Fresa.

familiaFinca La Palma, es una explotación agraria familiar, iniciada por el matrimonio Juan Gil Peñate y María del Rosario Gil Suárez. Se plantaban papas, y demás hortalizas. Juntos tuvieron cinco hijos que continúan hoy con la tradición agrícola familiar.

Es en el año 1984 que gracias a la insistencia de Pepe Cruz, también agricultor, que comienzan a plantar algo de fresas. Poco a poco fueron aumentando la superficie de fresas, con una 10.000 plantas en el año 1989, unas 25.000 plantas en el 90, y unas 60.00 en el año 93, hasta hoy que tenemos 400.000 plantas de fresa en explotación.

Juan Gil Peñate fue un agricultor muy concienciado con las buenas prácticas agrarias, era muy respetuoso con las dosis de los productos fitosanitarios, los plazos de seguridad y especificidad de los cultivos que supo transmitir a sus hijos. Adelantado a su tiempo fue de los primeros en implantar el sistema de riego localizado y de aspersión en la isla. A través de sus hijos comienzan a introducir la suelta de insectos para el control de diversas plagas, con la utilización de productos respetuosos comienzan a trabajar con el control integrado cuando aún en Canarias era un sistema poco conocido.

Ya son 18 años cultivando la fresa bajo técnicas de producción integrada, en el que se utilizan al máximo los recursos y los mecanismos de producción naturales y aseguran a largo plazo una agricultura sostenible, introduciendo en ella métodos biológicos y químicos de control respetuoso y específico, compatibles con la protección del medio ambiente y la productividad agrícola, así como las operaciones realizadas para la manipulación, envasado, transformación y etiquetado de productos vegetales acogidos al sistema.

La filosofía de nuestra empresa familiar es la de producir de forma respetuosa con el medio ambiente y segura para el consumidor una fresa de altísima calidad, que abalan nuestras certificaciones en las normas GlobalGap y UNE.

Apostamos no solo por la calidad del producto sino por crear puestos de trabajos con la gente de nuestra tierra. Actualmente nuestra explotación genera 32 puestos de trabajos directos e indirectos más de 70.

Desde Finca La Palma, trabajamos día a día para obtener una fresa de calidad y obtenida de forma sostenible.

LOGO LA PALMA